October 2020 - Viajeros en el Tiempo - Tienda Friki y Regalos Originales
Geeks Geschenke

October 2020

viajero-en-el-tiempo-astronauta-viajeros-en-el-tiempo

25 Oct El hombre que viajó en el tiempo 0.02 segundos

Cuando hablamos de viajes en el tiempo es difícil no acudir a alguna imagen icónica de la cultura popular, quizás a Back to the Future, pero mientras que ir al pasado y tratar de cambiarlo es bastante complicado (al menos hasta que no tengamos un condensador de flujo), lo cierto es que se puede viajar a diferentes velocidades hacia el futuro.Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en algo cotidiano y real: los satélites del Sistema de Posicionamiento Global. Si no fuera por las calibraciones incorporadas, los relojes atómicos GPS ganarían 38 microsegundos sobre los relojes terrestres todos los días, lo que reduciría su precisión de ubicación. Un dato: los relojes en la Tierra funcionan un poco más lento que los satélites en el espacio.¿Por qué ocurre esto? La razón se debe a la dilatación del tiempo, tal y como describen las dos teorías de la relatividad de Einstein. Según la teoría especial, cuanto más rápido se mueve un objeto en relación con otro, más lento es el tiempo. En el caso de los satélites GPS que se acercan a la Tierra, este efecto corta siete microsegundos de sus relojes diariamente (en relación con los relojes en la Tierra).El segundo efecto, explicado en la teoría general de la relatividad, involucra la gravedad. Los relojes más cercanos al centro de una masa gravitacional, como la Tierra, marcan más lentamente que los que están más lejos. Los satélites GPS orbitan 20.100 km sobre el suelo, y como resultado tienen 45 microsegundos adheridos a sus relojes por día. El resultado neto de los dos fenómenos relativistas nos da 38 microsegundos, la misma cifra que los ingenieros han tenido en cuenta con la tecnología GPS.Así que con estos datos e información, toca hablar del cosmonauta ruso Sergei Krikalev, a su vez el viajero en el tiempo más prolífico del mundo, ya que ha viajado en el espacio más que la mayoría de los humanos con un tiempo total en órbita de 803 días, 9 horas y 39 minutos, y en realidad ha viajado en el tiempo (en su propio futuro) 0.02 segundos.Cuando los astronautas y los satélites orbitan la Tierra, están un poco más alejados del centro del planeta (en comparación con las personas en el suelo), y por tanto experimentan menos dilatación del tiempo gravitacional. Esto significa que el tiempo de los astronautas correría un poco más rápido, y cuando regresan a la Tierra, tendrían que regresar al pasado en comparación con cuando estaban en el espacio.Sin embargo, la dilatación del tiempo debido a la velocidad significa que los relojes para los astronautas en el espacio son un poco más lentos en relación con las personas que están en el suelo. Cuando vuelvan a la Tierra, tendrán que ir un poco hacia el futuro para ponerse al día con los relojes.Dicho esto, con nuestra tecnología actual que limita (dilata) las velocidades de los astronautas, estas diferencias son minúsculas. El mejor ejemplo lo tenemos al observar que después de 6 meses en la EEI, un astronauta ha envejecido menos que los de la Tierra, pero solo alrededor de 0.007 segundos. Los efectos serían mayores si pudiéramos lograr que la ISS orbitara la Tierra a una velocidad cercana a la de la luz (aproximadamente 300.000 km/s), en lugar de la velocidad real de aproximadamente 7.7 km/s.Esta es la razón por la que, si sumas la velocidad acumulada, el cosmonauta Sergei Krivalev ha viajado en el espacio esos 0.02 segundos. Y no solo eso, al convertirse en el segundo ser humano que ha pasado más tiempo en el espacio, Krivalev también se convirtió en el denominado “último ciudadano de la Unión Soviética”, ya que entre 1991 y 1992 pasó 311 días a bordo de la estación espacial Mir.Durante ese período la Unión Soviética se derrumbó, por lo que...

Lesen Sie mehr
tienda-friki-viajeros-en-el-tiempo-blog-curiosidades-viajes-en-el-tiempo

12 Oct El tiempo se diluye en el universo cuántico

¡Hola Viajero!Volvemos a surcar el espacio tiempo con nuestro blog de noticias curiosas, ciencia y series online.En esta ocasión te traemos uno de los artículos científicos que más nos han llamado la atención y que pasamos por alto hace algunas semanas. El principio de causa y efecto no rige para las partículas elementales El tiempo cuántico está en una superposición de estados en la que pasado, presente y futuro se funden, y en la que los procesos de causa y efecto se invierten. Toda una promesa para la futura computación cuántica.La superposición cuántica es una de las extrañas propiedades del mundo subatómico que permite a las partículas elementales de la materia estar simultáneamente en dos lugares o estados diferentes.Tal como explicamos en otro artículo, para explicar la superposición de estados, el físico Erwin Schrödinger imaginó en 1935 un gato encerrado en una caja junto a una botella de gas venenoso y un plato de comida. El gato puede jugar con el dispositivo venenoso y morir o tomar el alimento y vivir, con una probabilidad del 50% para cada opción.Según el mundo cuántico, el gato está en realidad vivo y muerto a la vez, en una superposición de estados, hasta que un observador (el científico), abre la caja para ver lo que ha pasado y se produce un salto cuántico que concreta la suerte del gato.El gato de Schrödinger es solo un experimento imaginario que explica lo que supuestamente ocurre en el universo cuántico.Pero ahora, un grupo de físicos de la Universidad de Queensland, dirigido por Magdalena Zych, ha desarrollado otro experimento imaginario no menos sorprendente.Ha descubierto que la superposición de estados no sólo es una propiedad de las partículas elementales, sino también del tiempo. Eso significa que no solo el gato de Schrödinger está vivo y muerto a la vez, sino que está tomando el alimento y el veneno al mismo tiempo en un bucle interminable. Dinámica incomprensible Es decir, según este nuevo experimento imaginario, el tiempo cuántico está también en una superposición de estados en la que el pasado, el presente y el futuro se funden, y en la que los procesos de causa y efecto se invierten, convirtiendo el efecto en causa y la causa en efecto indistintamente, en una dinámica incomprensible para los sentidos."La secuencia de eventos puede convertirse en mecánica cuántica", explica uno de los autores de esta investigación, Igor Pikovski, del Centro de Ciencia e Ingeniería Cuántica del Instituto de Tecnología Stevens, en un comunicado.Y añade: “observamos el orden temporal cuántico, en el que no hay distinción entre un evento que causa el otro o viceversa. Al mismo tiempo, A puede causar B y B puede causar A, en un bucle cuántico que desdibuja las líneas de causa y efecto".El trabajo, publicado en Nature Communications, se encuentra entre los primeros en revelar las propiedades cuánticas del tiempo.Merced a estas propiedades cuánticas, el flujo del tiempo cuántico no sigue una flecha hacia el futuro, sino que está en un estado en el que la causa y el efecto pueden coexistir en una dirección que tanto avanza hacia adelante como retrocede hacia atrás (el pasado).Superposición en el espacio El experimento imaginario de este grupo de físicos no se desarrolla en una caja, sino que usa la imaginación para investigar qué pasaría con dos naves espaciales que estuvieran en la misma situación que el gato, es decir, afectadas por una superposición de estados.En el primer momento del experimento imaginario, las dos naves acuerdan dispararse recíprocamente unos proyectiles y evitar daños. Y lo consiguen conviniendo los tiempos de los disparos: sabiendo cuándo va a disparar la otra nave, la atacada se desplaza un poco antes y escapa al proyectil. Si cualquiera de las naves dispara demasiado pronto, destruirá a la otra.Hasta aquí, todo funciona tal como se desarrolla en el mundo ordinario. Pero los investigadores...

Lesen Sie mehr